Skip Global Navigation to Main Content
Skip Breadcrumb Navigation
Cartas desde España

Carta 2

Febrero 2010
El embajador Solomont y su esposa Susan junto a Morgan Freeman (foto: Embajada de EE.UU.)

El embajador Solomont y su esposa Susan junto a Morgan Freeman (foto: Embajada de EE.UU.)

Queridos familia y amigos:

Llevamos tres semanas viviendo en España y estamos como flotando. Han sido unas semanas maravillosas y, aunque no estamos totalmente asentados ni mucho menos, sabemos que lo vamos a pasar muy bien. Voy a contaros lo más destacado de la última semana.

El 27 de enero Alan participó en una ceremonia histórica que data del siglo XVII: la presentación de las cartas credenciales al rey de España. Las cartas credenciales son documentos oficiales que Alan trajo consigo de Washington en los que el Presidente Obama pide a España que le permita ser el representante oficial del Presidente de Estados Unidos en España. La jornada comenzó cuando Alan fue conducido en una carroza real tirada por caballos (imaginaos lo que llevaría Cenicienta al baile). Vestía el traje protocolario, consistente en camisa blanca, pajarita blanca, chaleco blanco y frac. Al entrar la carroza en el patio del Palacio Real, la banda real tocó nuestro himno nacional. Yo estaba bajo el arco del Palacio observando esta magnífica procesión. Por supuesto, cuando la banda empezó a entonar el himno, rompí a llorar. ¡Fue tan emocionante! Alan entró en el palacio y le acompañaron escalinata arriba a una reunión privada con el rey. Ahora es el representante oficial de Estados Unidos en España. En algún momento viajaremos a Andorra para que pueda presentar sus cartas credenciales allí también.

Como mencioné en mi primera carta, hemos asistido a estrenos de películas estadounidenses en Madrid. Esta semana se estrenó aquí Invictus. Morgan Freeman vino a Madrid para el estreno y tuvimos la suerte de que tuvo un hueco en su agenda para visitarnos en nuestra residencia y charlar con nosotros. Es increíblemente encantador y de trato muy cercano. Siempre he admirado su trabajo ¡y ahora también le aprecio verdaderamente como persona! La película estuvo muy bien y él hace maravillosamente de Nelson Mandela. (Matt Damon también trabaja muy bien en la película, ¡pero no estuvo aquí!).

Fuimos a una cena ofrecida por el Embajador de Japón, a la que también asistieron los embajadores (y sus cónyuges) de Italia, Alemania, Canadá, Gran Bretaña y Francia. Todo el mundo era muy agradable e interesante y tuve la sensación de que podría entablar una buena amistad con las cónyuges.

Otros hitos: esta semana se ha celebrado en Madrid una feria gastronómica internacional, Madrid Fusión. Es una de las mayores ferias gastronómicas del mundo. El chef español afincado en Estados Unidos José Andrés (restaurador, hostelero, autor de libros de cocina, programas en el canal de televisión PBS, etc.) me invitó a acompañarle en la feria, así que ayer José y yo pasamos la tarde juntos en Madrid Fusión. Y he de decir que aquí es como una estrella del rock. No podíamos dar más de dos pasos sin que la gente le abordara en masa para hacerse una foto con él, pedirle un autógrafo, invitarle a sus stands en la feria u ofrecerle todo tipo de comida y vinos maravillosos. No habría podido tener mejor anfitrión para enseñarme la feria. Y probé muchos tipos distintos de comida; los que me conocéis como una tiquismiquis con las comidas, creedme si os digo que no lo fui. Mejillones, berberechos, erizos, quesos y, por supuesto, más tipos de jamón ibérico de los que sabía que existían. Y aprendí que el jamón ibérico en realidad es muy saludable; la grasa está llena de ácidos grasos omega 3. El vino era extraordinario, el aceite de oliva para morirte y había todo tipo de exóticas delicias gastronómicas.

Hablando de comida, también comí con una nueva amiga esta semana, Ann Kreis, a la que he conocido a través del Berklee College of Music. Ann vive en Madrid y se ha esforzado mucho por acogemos en España. Me llevó a uno de sus restaurantes favoritos donde degustamos una comida de siete platos, incluidas dos paellas. El almuerzo fue una relajada actividad vespertina: de dos a cinco de la tarde. Creo que tenemos que aprender de España cómo disfrutar a mediodía. Nada de “engullir un sándwich delante de la mesa de trabajo” (aunque Alan sigue comiendo delante de la suya). Agradecí mucho nuestro almuerzo.

Anoche ofrecimos una recepción para 300 personas. Asistieron diplomáticos, empresarios, gente del mundo del arte y la cultura, de la alta sociedad y amigos. Era nuestro “debut” y lo pasamos muy bien. Alan pronunció un discurso precioso y fuimos muy bien recibidos. La gente aquí se arregla mucho, fue una velada muy elegante.

El último acontecimiento que mencionaré es que también fuimos a nuestro primer partido de fútbol del Real Madrid, que jugaba contra el Málaga. El partido comienza a las nueve de la noche y todo el mundo va muy arreglado para la ocasión. Es al aire libre, pero el estadio tiene calefacción para que no se pase frío. De nuevo, una velada elegante: cuando los jugadores salen al terreno de juego suena música clásica (Plácido Domingo) y los aficionados aplauden. El partido consta de dos tiempos de 45 minutos cada uno. Nadie lleva comida a su asiento. Todo el mundo está sentado y mira y el público anima al unísono. El Real Madrid ganó al Málaga 2-0. Ronaldo, una estrella del Madrid, marcó dos goles y también consiguió que le expulsaran. Fue una velada realmente divertida (¡otra vez gracias a Ann Kreis!).

Con todas estas actividades sentimos que hemos llegado oficialmente. Pensamos a menudo en todos vosotros. Me encanta recibir vuestros correos y enterarme de las noticias de casa. Y, por favor, sabed que si no contesto inmediatamente no es porque no quiera. Hay mucho ajetreo por aquí. Seguid escribiéndonos, yo seguiré poniéndoos al día. Muchas gracias a todos los que nos habéis mandado sugerencias de restaurantes, tiendas, cafés, lugares que visitar, etc. Recibimos de muy buen grado todas estas ideas.

Os enviamos mucho cariño y abrazos,

Alan y Susan