Skip Global Navigation to Main Content
Skip Breadcrumb Navigation
Eventos 2011

Palabras del Embajador Solomont en la Cena de Iftar 2011

El Embajador Solomont se dirige a los invitados

El Embajador Solomont se dirige a los invitados

Bienvenidos, assalam u-aleikum.

Es un placer para mí y para mi esposa, Susan, darles la bienvenida a la residencia del Embajador de Estados Unidos en España para romper juntos el ayuno de Ramadán en el iftar de esta noche.  Susan lamenta no poder estar con nosotros, pero se encuentra de camino a nuestra casa en Boston con nuestras dos hijas.  Quisiera dar las gracias especialmente al Imán El Messery por dirigir las oraciones un año más.  Como ayuno todos los años el Día de la Expiación judío, el Yom Kippur, sé lo hambrientos que deben de estar, así que les ruego continúen disfrutando de la cena mientras digo unas palabras.

Éste es el segundo iftar que celebro desde que soy Embajador.  De nuevo, hemos invitado a amigos de diversas confesiones, como judíos y cristianos católicos y evangélicos.  Gracias a todos por venir.  También estoy encantado de dar la bienvenida a compañeros del Cuerpo Diplomático.

Durante este mes sagrado, los musulmanes van a romper el ayuno con cenas de iftar en las Embajadas de Estados Unidos de todo el mundo; en centros comunitarios en todo Estados Unidos y, por supuesto, en la Casa Blanca con el Presidente Obama.  Estas cenas celebran la cultura y las tradiciones musulmanas y las contribuciones de los musulmanes a la sociedad estadounidense.  También fortalecen los lazos entre comunidades musulmanas y no musulmanas.

El año pasado, mencioné que nuestro tercer presidente, Thomas Jefferson, fue el primero en celebrar un iftar en la Casa Blanca hace más de doscientos años, para el Embajador de Túnez.  Sin embargo, la tradición de celebrar un iftar en la Casa Blanca todos los años no comenzó realmente hasta después de los trágicos atentados del 11 de septiembre de 2011.

Aquel día, los terroristas intentaron convencer al mundo de que actuaban en nombre del islam.  Los musulmanes en Estados Unidos y en todo el mundo se negaron a permitir que esos partidarios de la violencia hablaran por más de mil quinientos millones de musulmanes de todo el mundo.  Los musulmanes de Estados Unidos se dirigieron a sus conciudadanos y les invitaron a sus mezquitas y centros comunitarios para que aprendieran más sobre las creencias, las prácticas y la rica diversidad el islam.

Los líderes religiosos estadounidenses de todas las confesiones se han mantenido unidos para rechazar la violencia en nombre de los creyentes.  Las sinagogas y las iglesias han abierto sus puertas y sus corazones a sus hermanos y hermanas musulmanes, confirmando que la mejor manera de contrarrestar la violencia es promover el entendimiento entre personas de diferentes confesiones y orígenes.  Por este motivo, la Representante Especial de la Secretaria de Estado Hillary Clinton para las Comunidades Musulmanas, Farah Pandith, y la Enviada Especial para la Lucha contra el Antisemitismo, Hannah Rosenthal, han lanzado este año la campaña “2011 Horas contra el Odio” y han celebrado una de las primeras actividades en Córdoba.

Por desgracia, no todo el mundo ha abrazado la tolerancia o siquiera la no violencia.  Seguimos siendo testigos de sentimientos y actos anti musulmanes en todo el mundo, mientras persiste el odio hacia los inmigrantes, los judíos y otras minorías.  Pero por cada acto de ignorancia y odio en Estados Unidos, ciudadanos de todos los orígenes se han unido para apoyar a sus vecinos y buscar el entendimiento y la reconciliación en sus comunidades.  Si algo bueno resultó del horror del 11 de septiembre es que los vínculos entre comunidades diferentes se fortalecieron ya que nos hemos esforzado por aprender más unos sobre otros.

Durante los diez últimos años, los estadounidenses hemos aprendido mucho sobre el papel de los musulmanes en la construcción de nuestra nación.  Hemos aprendido a reconocer las muchas facetas de los estadounidenses musulmanes, que proceden de todos los rincones del globo y también de Estados Unidos.  El Presidente Obama, hijo de un musulmán de Kenia, ha hecho mucho por tender puentes entre Estados Unidos y las comunidades musulmanas en todo el mundo.

Como afirmó en El Cairo hace dos años, “el islam forma parte de Estados Unidos.  …Con independencia de nuestra raza, nuestra religión o nuestra condición social, todos compartimos las mismas aspiraciones: vivir en paz y en un entorno seguro; recibir una educación y trabajar dignamente; amar a nuestra familia, a nuestra comunidad y a nuestro Dios.  Tenemos estas cosas en común.  Ésta es la esperanza de toda la humanidad”.

Otra cosa que compartimos es el apego universal a la televisión.  Me han contado que por la noche, durante el mes de Ramadán, la gente se reúne no sólo para romper el ayuno, sino para no perderse el último episodio de las diversas miniseries producidas especialmente para este mes sagrado.  Para mantener esta tradición, vamos a mostrar una breve serie de vídeos que celebran la vida musulmana en Estados Unidos, aunque no tengan la emoción de una verdadera miniserie de Ramadán.  Después se servirán té y dulces en el salón.

Gracias de nuevo por venir, sobre todo después de lo que sé ha sido un día largo para muchos de ustedes.  Espero que esta velada sea una oportunidad para reforzar los lazos entre sus comunidades y la Embajada de Estados Unidos y fortalezca los vínculos entre diferentes comunidades de fe en España.  Ramadan Kareem.